El emprendimiento en la UFV es reconocido en el Fowler Global Innovation Challenge de la Universidad de San Diego

  • Thermoplastiks y BCM, proyectos de alumnos de ciencias experimentales de la UFV, obtienen sendos reconocimientos por parte del jurado

El pasado sábado 13 de junio falló la novena edición del premio internacional Fowler Global Social Innovation Challenge de la Universidad de San Diego, con un resultado muy positivo para dos equipos españoles.

En este certamen, estudiantes emprendedores de todo el mundo desarrollan soluciones empresariales sostenibles para problemas sociales, culturales y ambientales de carácter urgente. Desde el 2011, el Fowler GSIC, en asociación con Acumen y la Universidad de St. Thomas, ha inspirado a casi 1.000 equipos de estudiantes de más de 17 países y ha distribuido más de $ 400,000 a empresas estudiantiles para que promuevan proyectos de innovación social.

En esta ocasión, tanto Thermoplastik; reconocido con el premio de la audiencia y con el segundo puesto en el Change Maker Award Runner Up, como BCM; galardonado con el IG Team Challenge, marcan un hito dentro del emprendimiento en la Universidad Francisco de Vitoria.

Carlota Monedero, alumna de tercero del doble Grado en Biotecnología y Farmacia y portavoz de Thermoplastiks, cuenta la “sorpresa y orgullo” que ha sido para todo el equipo estos dos reconocimientos. “No teníamos mucho tiempo entre los exámenes y entregas, pero una vez que hemos podido, lo hemos dado todo y aquí está el resultado. Thermoplastiks ya no es una cosa nuestra porque otros han sido capaces de reconocer el valor de nuestro proyecto”.

El equipo THERMOPLASTIK está formado por alumnos de los Grados en Biotecnología, Farmacia y Biomedicina. Su propuesta se dirige a mejorar el proceso de eliminación de plásticos y microplásticos tipo PET. El objetivo del proyecto es mejorar la eficacia del proceso trabajando a altas temperaturas para que el plástico tenga mayor utilidad. Para ello, proponen termoestabilizar las enzimas implicadas en el proceso mediante un estudio estructural y posterior mutagénesis dirigida. Esta propuesta innovadora que actúa sobre plástico tipo PET podría ser de gran utilidad para reciclar y eliminar los microplásticos que generan numerosas industrias como las del sector textil, ya que se estima que el 35% de los microplásticos en aguas marinas provienen de esta fuente.

Con los 9.500 $ conseguidos pretenden “poner en marcha la fase de investigación del proyecto”, asegura Monedero.

El equipo Biological Cleaning Membrane (BCM) está compuesto por alumnas de Biomedicina. Su propuesta va dirigida a la eliminación de metales pesados de ríos y otros ecosistemas de agua dulce. El objetivo del trabajo es generar un microorganismo modificado genéticamente que puedan formar una membrana biológica para descontaminar los metales pesados y tóxicos presentes en los residuos que se vierten al rio Mekong, que atraviesa siete países asiáticos y que está muy contaminado por las industrias. Los altos niveles de contaminación del río, muy superiores a los permitidos por la OMS, causan graves consecuencias sobre el ecosistema y la salud de los habitantes, de los que casi 1,7 millones están en riesgo de envenenamiento.

El reconocimiento a BCM viene dado por su labor en dar a conocer a través de redes sociales las propuestas de desarrollo sostenible que tiene la ONU en esta materia.

“Hicimos este proyecto para un trabajo de la carrera. Jamás nos imaginamos que iba a llegar tan lejos. En todo momento nos hemos sentido muy acompañados y bien asesorados por parte de la UFV. Esto, definitivamente, no se queda aquí. Queremos profesionalizar el proyecto y ojalá sea una oportunidad laboral para todas nosotras”, apunta Lucía García, portavoz de BCM.

Con los 1.000 $ conseguidos, pretenden contactar con empresas de mayor envergadura para buscar vías de asesoramiento y financiación.

Sobre el Fowler GSIC y la Universidad Francisco de Vitoria

La UFV ha participado por primera vez, gracias al acuerdo establecido en julio de 2019 entre el Centre for Peace and Commerce y el Vicedecanato de Profesorado, Innovación y Emprendimiento de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales.

Tras un largo proceso de promoción, formación, evaluación, selección y acompañamiento llevado a cabo por el vicedecanato (Teresa de Dios Alija), el centro de emprendimiento (Ramón Fernández de Caleya y Begoña Viejo), el apoyo de Pilar Giménez y Daniel de la Rosa y sobre todo gracias a la excelente labor de mentorización realizada por Florence D´Emmerez de Charmoy, de los once equipos preseleccionados han llegado hasta el final del proceso dos de la Facultad de Ciencias Experimentales. Sin duda la calidad de los proyectos no hubiera sido posible sin la ayuda que las profesoras Olga Zafra, Alba Blesa y Agueda Tejera han prestado a los equipos.

Los dos proyectos seleccionados en el FGSIC proponen soluciones biotecnológicas innovadoras para hacer frente a importantes problemas medioambientales que acechan a nuestro planeta y que responden a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

VÍDEO DEL CERTAMEN:

https://www.youtube.com/watch?v=MV5oHsWG3jc&mc_cid=0cc069393f&mc_eid=33eab21318

NOTICIA DE LOS PREMIOS: https://www.sandiego.edu/news/peace/detail.php?_focus=77024&mc_cid=0cc069393f&mc_eid=b42a74acc9